Paolo Sorrentino revela cuáles son (sus) películas que prefiere

Paolo Sorrentino rivela quali sono i (suoi) film che preferisce

Lo que encuentras en los quioscos en estos d√≠as es una serie de Vanity Fair muy especial: dirigir la revista, en la capacidad de, cuidar los contenidos, t√≠tulos, im√°genes y n√ļmeros del tema, de hecho era Paolo Sorrentino. Al igual que la portada de la revista, que muestra los Pasos espa√Īoles llenos de flamencos en los Pasos espa√Īoles, puedes adivinar f√°cilmente.
Lo mismo Sorrentino √©l es el protagonista en las p√°ginas del n√ļmero que dirige una larga entrevista, Firmado por Malcom Pagani, quien de Vanity Fair es (permanentemente, y no solo en esta ocasi√≥n) subdirector. Los temas tratados por Pagani y Sorrentino son numerosos, y le recomiendo que lea la entrevista completa con Paolo Sorrentino en el sitio web de Vanity Fair.

Entre estos temas, por supuesto, hay cine, el cine de paolo sorrentino, que en la conversación asume un papel central y marginal al mismo tiempo, siempre presente incluso cuando aparentemente está ausente.
Ante una pregunta directa de Pagani, Sorrentino no dudó en decir qué películas tiene preferencia entre las que dirigió.
La estrella y la gran belleza tienen algo m√°s porque en el set hab√≠a un ambiente alegre.“, respondi√≥ el director.” Gran confianza en lo que hicimos. Fuerte energ√≠a subterr√°nea. La pel√≠cula es realmente una obra colectiva. Todo lo que necesita es un electricista con el que siempre haya trabajado, que haya aceptado previamente otro trabajo y deba renunciar al suyo para arruinar el clima general. Es por eso que ahora ser√≠a peligroso hacer pel√≠culas con m√°scaras, habr√≠a fuentes de preocupaci√≥n y falta de armon√≠a “.

Con la misma sinceridad desencantada, Sorrentino no dudó en responder cuando Pagani le preguntó si alguna vez se arriesgaba a perder su motivación.:
Corr√≠ el peligro tanto con Juventud como con ellos“, dijo.” No estaba tan motivado como con mis primeras pel√≠culas: no ten√≠a el fuego sagrado, pero creo que es normal, es parte de las cosas que cambian con el tiempo. Me apasionaban los temas y las cosas que hab√≠a escrito con Contarello, pero en un sentido un tanto congelado. Ma√Īana me gustar√≠a intentar cambiar de direcci√≥n, tal vez para hacer una pel√≠cula m√°s peque√Īa. Pero la duda permanece: ni siquiera s√© si puedo imaginar una pel√≠cula peque√Īa o si alguna vez lo hice realmente. Con The Man in More, mi debut, inmediatamente nos decidimos por la m√°xima ambici√≥n.. Clubes nocturnos, a√Īos 80, planes de secuencia larga, historias paralelas, melancol√≠a, decadencia y muerte, a pesar de que no ten√≠amos mucho dinero disponible. Y tambi√©n es cierto que darse cuenta del gigantismo, ponerlo en escena, le da una carga monstruosa, un gran shock “