“Just Justice”: de la regla [recenzja]

Just Justice lleg√≥ a los cines estadounidenses durante la temporada de premios 2019/2020. Es imposible esconderse, este es un t√≠pico cebo de Oscar: un tema importante, h√©roes que luchan por un ma√Īana mejor, y con mon√≥logos moralizantes hay m√ļsica sublime. A pesar de esto, la pel√≠cula no atrajo a los miembros de la Academia. El parche de “historia real” fue in√ļtil y las razones correctas vinieron de la pantalla cuando la implementaci√≥n result√≥ ser transparente.

La trama se centra en la batalla judicial para absolver al afroamericano Walter McMillian (Jamie Foxx). En 1987, un hombre fue acusado de asesinar a una adolescente blanca y sentenciado a muerte.

Unos a√Īos m√°s tarde, su caso atrae la atenci√≥n de Bryan Stevenson (Michael B. Jordan), un graduado idealista de Harvard. Mientras examina la evidencia, el joven abogado descubre que McMillian fue condenado sobre la base de pruebas circunstanciales endebles y el testimonio de un recluso no confiable. Stevenson comienza una batalla desigual con el sistema y los prejuicios para sacar a Walter del corredor de la muerte.

Destin Daniel Cretton muestra la forma de reanudar la demanda del gobernante, documentando cuidadosamente las sucesivas dificultades y hostigamientos que los h√©roes deben enfrentar. Su pel√≠cula est√° llena de patetismo, pero no va m√°s all√° de la convenci√≥n m√°s simple de un trabajo sobre la lucha contra el racismo en el sur de los Estados Unidos. Carece de emociones reales, por ejemplo, enojar con el mediocre esquema “Hate You Give” de George Tillman Jr., o el intransigente (Mississippi on Fire) (de m√°s de 30 a√Īos) de Alan Parker.

El trabajo de Cretton está irritado por los hechos, la injusticia del arresto y la condena de McMillian, culpando a un afroamericano accidental por un crimen terrible, pero su película los retrata de una manera filtrada por el cine. Lamentablemente, los tableros de texto despiertan más emociones que la larga historia de 130 minutos que informan sobre el destino de los héroes, que aparecen antes de los créditos finales.

Afortunadamente, algunos actores se destacan por encima del promedio. Michael B. Jordan brilla con calma, confianza y determinación que hacen que los espectadores lo sigan al fuego. El característico Tim Blake Nelson también está bien, ya que puede vender incluso el personaje más caricaturizado. Desafortunadamente, Jamie Foxx, quien interpreta al acusado injustamente, no tiene nada que ofrecer más que una cara de dolor. Rafe Spall, por otro lado, una vez más está interpretando al empleado con anteojeras puestas, y de actuación en actuación se vuelve cada vez más irritante en este papel.

“Justicia justa” no es mala producci√≥n. Esta es una pieza para el “domingo por la tarde”, decente y f√°cil de digerir. Sin embargo, con las protestas por motivos raciales en los Estados Unidos durante semanas, es dif√≠cil no tomar la pel√≠cula de Cretton como una voz de una √©poca anterior.

6/10

Vídeo

“Just Justice” (“Just Mercy”), dir. Destin Daniel Cretton, Estados Unidos de Am√©rica 2019, Distribuci√≥n: Warner Bros. Entretenimiento Polska, estreno teatral: 26 de junio de 2020.