Cr√≠tica de “Juana de Arco”: la franquicia m√°s extra√Īa del verano protagoniza un m√°rtir cl√°sico de la pel√≠cula

Crítica de

Bruno Dumont sigue su heavy metal “Jeanette” con otra mirada extra√Īa al famoso joven m√°rtir de Francia.

Las pel√≠culas de Bruno Dumont permanecen en alg√ļn lugar entre la comedia inexpresiva y el anhelo existencial sombr√≠o, un combo inc√≥modo que a menudo las hace dif√≠ciles de clasificar. Desde el viajero sobrenatural n√≥mada que ronda el campo franc√©s en “Fuera de Satan√°s”, hasta los polic√≠as torpes que investigan una comunidad costera en la miniserie “Li’l Quinquin”, Dumont se destaca en la narraci√≥n absurda que recorre caminos extra√Īos que terminan en extra√Īas frases. o da un giro brusco hacia la profundidad. No todas las bolas curvas, pero la misteriosa narraci√≥n de ensue√Īo de Dumont lo han convertido en uno de los cineastas m√°s entra√Īables e impredecibles de Francia en los √ļltimos 20 a√Īos.

Todo lo cual significa que “Juana de Arco”, la mirada extra√Īa e inquisitiva del cineasta al famoso joven m√°rtir en los √ļltimos a√Īos de su guerra contra los brit√°nicos, se beneficia de una familiaridad funcional de la visi√≥n detr√°s de la c√°mara. T√©cnicamente, es tan parte de una creciente franquicia de Dumont como “Li’l Quinquin”, ya que “Juana de Arco” sigue a su “Jeanette: La infancia de Juana de Arco” de 2017, tanto cronol√≥gicamente como en t√©rminos de los dispositivos brechtianos utilizados para encontrar nuevos caminos en una historia centenaria.

En “Jeanette”, Dumont construy√≥ un musical ir√≥nico con canciones de heavy metal transpuestas en un entorno rural mon√≥tono. En comparaci√≥n, la √ļltima entrada es un regreso audaz a la normalidad relativa, pero bueno, la normalidad es bastante relativa cuando se trata de Dumont. Con la excepci√≥n de una canci√≥n muy peculiar insertada al final del drama, “Juana de Arco” se desarrolla como un estudio de car√°cter tranquilo y meditativo, con la extraordinaria Lise Leplat Prudhomme repitiendo su papel como la ni√Īa m√°rtir y d√°ndole una pieza central conmovedora. La pobre Joan ha estado sufriendo en el cine desde “La pasi√≥n de Juana de Arco” de Carl Theodore Dreyer en 1928, y la mirada severa y lista para la batalla de Prudhomme le da un nuevo poder.

Eso es suficiente para salvar la pel√≠cula de un estilo alienante y cerebral mientras se tambalea a trav√©s de un acto de grabaci√≥n lenta tras otro. “Juana de Arco” vira de inquietante a ap√°tico y de regreso a medida que se desplaza a trav√©s de una serie de piezas minimalistas, escenificadas en t√©rminos mon√≥tonos que a menudo contradicen el fascinante tapiz visual del cinemat√≥grafo David Chambille, que comienza en un desierto asoleado por el sol y termina con el Centro cavernoso de la Catedral de Amiens para el famoso juicio.

Visto en silencio, “Juana de Arco” podr√≠a parecer un drama de √©poca bastante tradicional, a pesar de la escasez de escenas de batalla y el momento ocasional donde su hero√≠na del tama√Īo de una pinta mira directamente a la c√°mara. Pero Dumont ha escrito la historia como un mont√≥n de estrofas, de una manera que sugiere que ninguna medida de representar este pasado mitificado puede sacarlo completamente de las connotaciones espirituales que ha acumulado con el tiempo. Eso encaja con la fuente subyacente de Dumont, “El misterio de la caridad de Juana de Arco” de Charles P√©guy, y ayuda a explicar sus motivos. “Juana de Arco” no cuenta una historia tanto como rumia sobre lo que hizo que esa historia fuera intrigante en primer lugar.

A pesar de un considerable tiempo de ejecuci√≥n de 137 minutos, la narrativa de “Juana de Arco” es relativamente leve. Se abre en 1429, despu√©s de varias victorias, con Joan ansiosa por continuar su misi√≥n divina de expulsar a los brit√°nicos y los borgo√Īones del reino de Valois. El primer acto pausado se parece mucho a “Jeanette”, en el sentido de que encuentra a Joan y a un pu√Īado de seguidores adultos b√°sicamente de pie alrededor del √°rido paisaje hablando de sus prioridades.

Sin embargo, justo cuando parece que la pel√≠cula podr√≠a permanecer indefinidamente en esta tierra de nadie, “Juana de Arco” hace la transici√≥n al encarcelamiento del personaje y el posterior juicio. Los espectadores que se comprometen con el desaf√≠o del pasaje inicial de la pel√≠cula pueden encontrarse a la deriva en el centro del hechizo de Dumont, mientras la pel√≠cula se arrastra hacia una fascinante rumia sobre la persistencia del personaje bajo coacci√≥n. Las caracter√≠sticas inmaduras de Prudhomme la convierten en un punto de entrada fascinante para explorar la m√≠stica de Joan. La verdadera Joan ten√≠a 19 a√Īos cuando enfrent√≥ a Pierre Cauchon por acusaciones de herej√≠a, pero la decisi√≥n de presentar una cara de actriz mucho m√°s joven ayuda a enfatizar la naturaleza poco convencional del drama en cuesti√≥n: una adolescente que se enfrenta a las estructuras de poder de Europa, guiados por la gracia de Dios y no dispuestos a descender sin luchar.

“Juana de Arco” considera esta comida para llevar con profunda curiosidad intelectual, una decisi√≥n que toma una experiencia visual fascinante pero limita su impacto emocional. En el momento en que el compositor franc√©s Christophe, en parte como uno de los muchos hombres viejos encargados de decidir el destino de Joan, se pone de pie para pronunciar una canci√≥n ronca sobre c√≥mo est√°n a punto de enviarla al infierno, los instintos m√°s traviesos de Dumont consiguen el lo mejor de el. S√≠, hay una energ√≠a subversiva admirable en este tipo de giro no segregado, pero est√° en desacuerdo con la actuaci√≥n s√≥lida en el centro de la pel√≠cula y las ideas m√°s complejas que transmite.

A√ļn as√≠, como con “Jeanette”, hay una sensaci√≥n persistente en “Juana de Arco” de que todo se supone que es una gran alondra. Dumont considera la historia como un punto focal para la identidad nacional, y encuentra el liderazgo de Francia enraizado en la pontificaci√≥n en seco y el fervor religioso sinuoso. Nos da un mundo complejo tan interesado en tomarse en serio a s√≠ mismo que se convierte en parodia, dejando solo la expresi√≥n de piedra de Joan para se√Īalar una verdad m√°s elevada.

Grado B-

“Joan of Arc” est√° disponible exclusivamente a trav√©s de Film en el cine virtual del Lincoln Center el 22 de mayo, seguido de disponibilidad adicional en el Acropolis Cinema y otros lugares el 29 de mayo.